lunes, 31 de agosto de 2009

La injusta fama del ácido láctico.

1 comentarios
La explicación más común sobre los dolores que aparecen durante un esfuerzo intenso de breve duración o al día siguiente de haber hecho un esfuerzo intenso de larga duración apuntaban siempre al ácido láctico como responsable. Pero no lo es.

Durante la mayor parte de todo un siglo, tanto los atletas como los fisiólogos del ejercicio han considerado al ácido láctico como la causa principal de la fatiga muscular durante el ejercicio de alta intensidad, y lo han tachado de producto de desecho del metabolismo muscular. Pero ahora este modo de pensar ha quedado en entredicho, ya que los científicos han descubierto que esta sustancia que producimos en grandes cantidades no es la causante de la fatiga y de hecho ayuda a evitarla.



El inicio de este error parte de los experimentos del fisiólogo y premio Nobel británico Archibald V. Hill, que en 1929 estudió en su laboratorio el proceso de contracción hasta el agotamiento en los músculos de una rana y observó que se acumulaba ácido láctico cuando se producía el fallo muscular.

De este modo, Hill llegó a la conclusión de que el ácido láctico provocaba la fatiga vinculada a las repetidas contracciones musculares. Lo que él no sabía, y sólo recientemente hemos comprendido, es que cuando el músculo forma parte de un sistema biológico completo, en lugar de ser objeto de examen de manera aislada del resto del organismo, el ácido láctico sufre un procesamiento posterior y se convierte en fuente de energía que permite la continuación del esfuerzo. Es decir, no es la causa de la fatiga.

Ni tampoco es el ácido láctico lo que ocasiona los dolores musculares al día siguiente de la realización de un gran esfuerzo muscular. Este mito ha pervivido durante décadas y no acaba de esfumarse, a pesar de que desde hace más de veinte años existen pruebas de que esto no es así. Dicho dolor es más bien el resultado del daño producido a las células musculares como consecuencia del exceso de trabajo.



Así pues, si el ácido láctico no es culpable de los delitos que hasta ahora le habíamos atribuido, ¿qué produce la fatiga y la sensación de dolor o quemazón de los músculos durante los esfuerzos cortos e intentos, como sucede en los intervalos o en pruebas de pocos minutos de duración?

Para comprender la respuesta, es necesario considerar la escala del pH, que nos indica el grado de acidez o basicidad (alcalinidad) de los fluidos orgánicos en un rango de 1 a 14, a medida que los iones de hidrógeno aumentan o disminuyen.

En esta escala, las lecturas de pH inferiores al valor neutral de 7 indican una acidez cada vez mayor, en tanto los valores superiores a 7 indican una creciente alcalinidad. Así, algunos ejemplos de fluidos ácidos son el ácido clorhídrico (pH=1) o el vinagre (pH=3), en tanto la leche de magnesia (pH=10.5) y el amoníaco (pH=11.7) son sustancias alcalinas.



Durante el reposo, el pH de la sangre es aproximadamente 7.4, es decir, ligeramente alcalino. Cualquier cambio —por pequeño que sea en términos absolutos— en el equilibrio ácido-base de la sangre, tiene consecuencias muy importantes. Por ejemplo, durante un esfuerzo máximo de dos o tres minutos de duración, el pH de la sangre puede descender incluso a 6.4. En términos bioquímicos esto representa una oscilación de enorme magnitud, que provocará una sensación de ardor intenso en los músculos que trabajan y al mismo tiempo su incapacidad para continuar contrayéndose. Es decir, se ha instaurado la fatiga.

Si este descenso del pH no lo ha causado el ácido láctico, ¿qué lo ha causado? La respuesta está relacionada con las fuentes de energía utilizada durante unos breves periodos de esfuerzo, que son la glucosa y el glucógeno. Estas dos sustancias son carbohidratos, pero tienen una composición química ligeramente diferente. El glucógeno se acumula en el interior del músculo, donde su molécula puede ser escindida rápidamente para producir energía. Por su parte la glucosa, que se acumula en el hígado y también está presente en el torrente sanguíneo, es reclutada para la producción de energía para el ejercicio cuando las reservas de glucógeno no consiguen satisfacer las demandas o están agotándose.



Cuando la molécula de glucógeno se metaboliza para producir energía, libera un ión hidrógeno. Pero si es la glucosa la que se emplea con fines energéticos, como sucede cuando la intensidad del ejercicio supera las posibilidades del uso del glucógeno, entonces se liberan dos iones hidrógeno. De este modo, la concentración de iones hidrógeno se duplica rápidamente, haciendo descender el pH de la sangre y provocando el dolor y la fatiga asociado a la acidosis.

Por su parte, la cantidad de ácido láctico que se produce es la misma, independientemente de la fuente energética utilizada para la realización del trabajo. Lejos de ser una sustancia malévola, el ácido láctico es un aliado durante la realización de ejercicio físico intenso. Ayuda en gran medida a mantener la actividad a medida que el esfuerzo se va volviendo cada vez más duro.

Cuando los iones hidrógeno comienzan a acumularse, el lactato, además de transformarse en una fuente de energía, transporta dichos iones al exterior de las células musculares que están trabajando y ayuda a mitigar o amortiguar sus consecuencias negativas.

Después de casi 80 años, la mala reputación del ácido láctico ha quedado, por fin, favorablemente saldada.



Reproducido con permiso de Ediciones Desnivel de: Loren Cordain y Joe Friel. Paleodieta para deportistas. Una fórmula nutricional para el deporte de alto rendimiento. Ediciones Desnivel, Madrid. 2007. 296 páginas. ISBN: 978-84-9829-094-3. Páginas 52-53

jueves, 20 de agosto de 2009

Sobre turismo vertical

0 comentarios
Antonio Gómez Bohórquez, Sevi, coautor junto a Jesús Gálvez del conocido Pilar del Cantábrico en el Naranjo, se sube a la tribuna para expresar su opinión sobre una preocupante, asegura, tendencia: vías ferratas y su efecto sobre la escalada y el montañismo.

Para la mayoría, Antonio Gómez Bohórquez Sevi, no necesita presentación. Para el resto, saber que fue el autor, junto a Jesús Gálvez, de una de las líneas míticas de la oeste del Naranjo de Bulnes, El Pilar del Cantábrico, bastará. Escalador de trayectoria (primera absoluta a La Esfige, en Perú, en 1985 con Onofre García), especialmente en la tapia, pide ahora turno de palabra, precisamente, desde la gran pared.

Desde dos, concretamente, el alicantino Ponoig y Tabernes de la Valldigna, tapias que han visto recientemente como dos vías ferratas eran equipada en sus muros. Para Sevi, se trata de una tendencia preocupante, turismo vertical, que además en estos casos se agrava porque, afirma, destruyen una línea tradicional ya existente (el Espolón de los ingleses del Ponoig), y en el segundo caso (Tabernes) ocupan un paño todavía virgen y por escalar.

La otra parte, al menos la que está detrás del equipamiento de tan polémica "escalera" en el Ponoig, ha contactado también con esta redacción para acotar el alcance de la misma, pues asegura que el Espolón de los ingleses sólo ha visto invadida su línea en la mitad del último largo (por estética y seguridad), y que es perfectamente posible escalar ambas vías, la de escalada y la de escalones, simultáneamente y sin estorbarse. Sólo hay proximidad en las reuniones.




Sevi Bohórquez durante una escalada en la peruana Esfinge, en 1988. Foto: Col. S. Bohórquez



"A propósito del turismo vertical"

Escribo la presente carta porque quería comunicar a los lectores de Desnivel algo que me viene preocupando desde hace un tiempo y que tiene que ver con la nueva tendencia del ferratismo que, por el abuso de sus equipaciones, afecta especialmente a la escalada y al montañismo en general. Paso entonces a desarrollar los motivos de mi "preocupación" esperando que lo que expongo brevemente sirva para un amplio debate entre los lectores e interesados.

El caso es que tenemos en la provincia de Alicante dos ejemplos recientes de esa tendencia, que voy a tomar como muestrario de mi argumentación. Se trata de la vía ferrata del Ponoig y la de Tabernes de la Valldigna. La primera, como sabemos, destruyó una ruta clásica de escalada. La segunda se instaló en roca vertical que nadie había escalado.

Sobre la vía ferrata del Ponoig sé que fue concebida, con finalidades turísticas, por obra y gracia del Ayuntamiento de Polop de la Marina. De traerla al mundo se encargó la empresa de trabajos verticales de un conocido escalador deportivo que, para evitar riesgos, colocó el engendro metálico en la ruta de escalada del Espolón de los ingleses.

Ignoro si los aperturistas británicos solicitarán a las autoridades culturales del reino de Su Graciosa Majestad que emprendan acciones legales, amparándose en los derechos morales de la propiedad intelectual de la ruta. ¿Las emprenderá también nuestro Ministerio de Cultura por tan execrable atentado contra el patrimonio nacional de rutas clásicas de escalada?

Paradójicamente menos doloroso que el alumbramiento anterior, aunque igual de arbitrario, fue el de la ferrata de Tabernes porque usó para su creación una zona rocosa virgen. Los criterios y nociones de los autores de esta segunda vía se intuyen en foros como los del sitio web piedrasobrepiedra.com. Aquí explican que vía ferrata "[...] es un itinerario deportivo situado en una pared rocosa vertical equipado con escalones, cadenas, presas artificiales, puentes u otros elementos de sujeción y que poseen, en todo su recorrido, un cable de acero (cable de seguridad) que permite asegurar nuestra progresión y detener posibles caídas." Esta brillante explicación revela el nuevo concepto, ferratismo deportivo, que origina la tendencia sobre-equipadora que nos ocupa.


Panorámica de la vía ferrata equipada recientemente en el Ponoig. Foto: Sevi Bohórquez



Conviene recordar el origen estratégico militar de las ferratas tradicionales. Procuraban evitar las zonas más verticales de las montañas, no contaban con cable de seguridad en todo el recorrido -sino donde era necesario- y aprovechaban los agarres rocosos de buen tamaño para subir. Por el contrario, en los dos "itinerarios deportivos" citados han colocado cómodos y coquetos peldaños metálicos a corta distancia donde se puede trepar utilizando buenos agarres naturales.

Ya conocemos las consecuencias de tendencias anteriores, como el uso indiscriminado del magnesio o el del parabolt, que suelen relacionarse con la deportivación de la escalada. En las paredes rocosas vemos hoy agarres naturales, donde cabe una mano entera, tapizados de magnesio. Y son muchas las rutas clásicas desvirtuadas con excesivos parabolts, cercanos entre sí, incluso junto a estupendas fisuras que permiten la colocación fácil de fisureros o friends. Al pensar en esto, y en los errores que he podido cometer y cometido como montañista, me parece fundamentado temer al desconocimiento, a la falta de criterios razonables, y a la libertad para decidir qué ruta previa desvirtuar impunemente o en qué lugar de la montaña se colocará una vía ferrata, ¿no es verdad?

En el resto de nuestra península encontramos ejemplos parecidos a los expuestos. Son indicadores de que el ferratismo deportivo tiende a invadir espacios dedicados hasta el momento a la escalada. Cabe imaginar entonces la montaña relegada a la categoría de parque temático para deleite de seudoaventureros, y para mayor beneficio de la industria y el comercio turístico. Así, cuando alguien menos cualificado sienta la necesidad de satisfacer su ansia de turismo vertical y adrenalina, con los medios adecuados a sus limitaciones, ¿tendrá libertad para mandar instalar algún tipo de ascensor en las paredes de las montañas?

A raíz de todo lo anterior surgen mis principales preguntas: ¿Son razonables mis temores? ¿Hasta dónde llegan mis privilegios de montañista para reequipar rutas ajenas o instalar vías ferratas sin el consenso de los demás? ¿Está amenazado el patrimonio de rutas clásicas de escalada? ¿Estudia la UIAA u otra entidad los posibles efectos de dicha tendencia ferratista por si fueran necesarias algunas recomendaciones o normas preventivas?

Con la esperanza de que podáis aclarar mis dudas y vuestros recursos ayuden a resolver lo que percibo como un problema, si lo fuera, me despido atentamente.

Progresando por la vía ferrata de Tabernes de la Valldigna. Foto: Arturo J. Gómez



Sevi Bohórquez

Desnivel

lunes, 17 de agosto de 2009

Lo siento Oscar...

0 comentarios



Me dirijo aquellos que lean este blog con tristeza por las últimas noticias sobre Oscar Perez...
No entiendo, lo ocurrido, en lo que tendría que ser, las horas más felices de Oscar, la verdad no entiendo nada, tengo una gran sensación, de que a Oscar lo han abandonado, si abandonado, por lo que hasta que Oscar este, de nuevo con nosotros, de una forma u otra, no cerraré este capítulo, en este blog, poniendo las últimas noticias, sobre lo acontecido, hasta que Oscar regrese a casa...


“El querer lo es todo en la vida. Si queréis ser felices lo seréis. Es la voluntad la que transporta las montañas.”
Alfred Victor de Vigny (1797-1863) Escritor francés.

viernes, 14 de agosto de 2009

Noticias esperanzadoras

0 comentarios
Según informa Radio Huesca, las últimas palabras que Óscar Pérez le dijo a Novellón la semana pasada cuando sufrió el accidente fueron "hasta dentro de diez o doce días que volveré a verte". Esta frase comunicada desde el campamento base por Novellón a Peña Guara ratifica que Pérez era consciente de los días que iban a transcurrir desde que su compañero pudiese bajar a dar aviso y luego montar todo el operativo. El oscense atrapado en la montaña la conoce bien y por tanto, se ha explicado, ya sabía que mentalmente se tenía que empezar a preparar.

Después de todas las gestiones de los últimos días por fin se ha empezado a subir hacia el punto de rescate. Ya contaríamos ocho días desde el accidente y se estima que si todo va bien en dos ó tres días podrían llegar hasta Oscar. En total diez o doce días. Los helicópteros seguirán sobrevolando la zona para que Oscar sienta que están en con él.

Confiamos en que Oscar ha sido capaz de aguantar todos estos días en la montaña en espera de ser rescatado. Una vez que puedan llegar hasta él y después de comprobar su estado se volverán a tomar nuevas decisiones.

El presidente del Gobierno Jose Luis Rodríguez Zapatero se ha puesto en contacto con el primer ministro pakistaní Yusuf Razá Guilani, pidiéndole que tome las medidas necesarias para completar con éxito el rescate.

Ultimo comunicado de Peña Guara:

En la tarde del miércoles 12 de Agosto, se cambió el Campamento Base de la cara Norte a la Sur. A última hora, Alvaro Novellón y Frabizio Zangrilli, que estaban en el glaciar Biaffo sin equipo para pasar la noche, fueron trasladados en helicóptero a Skardu reuniéndose con el resto del equipo coordinado por Sebastián Álvaro.Ayer jueves 13 de Agosto a las 12:15 horas españolas (16:15 en Pakistán), se tiene la siguiente información referente al dispositivo de rescate.El equipo expedicionario de rescate llegó desde España, el jueves a las 4:00 AM, hora paquistaní. En el aeropuerto de Rawalpindi, eran esperados por la secretaria de la embajada de España en Pakistán. El vuelo que los tenía que trasladar a Skardu había sido suspendido pero lo han solucionado embarcando en un helicóptero de transporte militar MI 18.Una vez en Skardú, han mantenido una reunión de coordinación con las personas que ya se encontraban en Pakistán. Tras ello ha salido un helicóptero que, en dos viajes, moverá equipo y las siguientes personas:

- Tres alpinistas: Jordi Corominas, Jonatan Larrañaga y Frabizio Zangrilli
- Cuatro porteadores de altura que apoyarán el avance de la cordada hacia el collado.
- Otros siete porteadores que irán montando el campamento base.

El helicóptero aprovechará para intentar sobrevolar la zona donde está Oscar Pérez, coger información de las condiciones y hacer notar a Oscar que el dispositivo de rescate está en marcha.El objetivo está en que los porteadores monten el Campo Base, y a la vez, los tres escaladores, inicien la noche del jueves el comienzo de la ruta.El resto del equipo llegará al Campo Base en helicóptero hoy viernes. De esta manera los escaladores Dani Ascaso, Jordi Tosas, Simón Elías, Ramón Portilla, Álvaro Corrochano, Moratinos y otros dos escaladores americanos, estarán en condiciones de sustituir por turnos a los que hayan ido subiendo e instalando la ruta de ascenso y descenso.Sebastián Álvaro comunicaba todo esto desde Skardu con la sensación de que ahora ya estaba totalmente operativo el equipo de rescate.Hoy viernes 14 de agosto, se convocara a las 12: 30 horas una rueda de prensa en la sede del Club Peña Guara de Huesca para informar de las novedades que se produzcan a partir de hoy.

Rueda de prensa de Peña Guara:

A las 10’15 se ha podido contactar con Sebastián Álvaro desde Skardu. Las noticias son muy esperanzadoras. Hoy, como estaba previsto, se ha desplazado todo el equipo material y humano hasta el Campo Base. La disposición del ejército paquistaní es muy buena, tanto es así que el helicóptero ha parado en el glaciar a recoger la carga que había dejado ayer a unas cuatro horas del emplazamiento del Campo Base y la ha dejado en él, lo que nos ha ahorrado un buen trabajo.

También nos confirma Sebas que se ha realizado un vuelo por la montaña a 6.300 metros. Este vuelo tenía como finalidad que Oscar vea que se le está buscando y darle una inyección de moral. La posibilidad de verlo a él es muy remota dadas las dimensiones de la montaña aunque se han hecho fotos para analizarlas a ver si es posible distinguir algo.

Hoy es la fiesta de la Independencia de Pakistán y todo está cerrado, por eso, Sebas no sabe si va a poder enviarnos las fotos que ha hecho. Si hay suerte y las recibimos, las pondremos a disposición de los medios de comunicación.

Aunque no hay confirmación oficial, Sebas nos dice que ya deben de estar equipando el acceso al collado. No obstante hemos quedado en volver a comunicarnos antes de las doce, hora española, por si hay cualquier novedad.

A las 12 horas nos hemos puesto de nuevo en contacto con Sebas. Todo va según lo previsto y ya está todo el mundo trabajando para llegar lo antes posible hasta Oscar. Las próximas horas van a ser cruciales, según nos dice Sebas.

Ha vuelto a reiterar la buena predisposición de los pilotos. También nos pide que se mantengan los contactos de las autoridades españolas con las paquistaníes porque se va a necesitar de nuevo la utilización de los helicópteros para la evacuación de los equipos de rescate una vez terminado el operativo. Ahora hay que organizar la asistencia médica para cuando Oscar llegue a Skardú así como la necesidad de mantener constante contacto médico con el equipo de rescate. Se confirma que los alpinistas ya están trabajando en la pared haciendo relevos ininterrumpidamente en esta carrera contra el reloj. Esperamos que el buen tiempo que hace en la zona siga colaborando con nosotros. Mañana, a las doce y media del mediodía, se convocará una nueva rueda de prensa para actualizar la información recibida.


Por REDACCIÓN BARRABES.COM -Viernes, 14 de agosto de 2009

Tomaz Humar: "Tiene que actuar el Rey o Zapatero directamente"

0 comentarios
A varios miles de kilómetros de Pakistán, pero también muy lejos de Huesca, un hombre sigue con especial atención el rescate de Óscar Pérez, el alpinista aragonés que permanece atrapado desde hace ya seis días en la pared del Latok II. Es Tomaz Humar, uno de los escaladores más celebres del mundo, el mismo que en 2005 protagonizó una asombrosa e insólita operación de salvamento a casi 6.000 metros de altitud en el Nanga Parbat. Desde su casa en Eslovenia recuerda aquellos días en los que la más alta diplomacia y una importante movilización internacional contribuyeron, no sin la inevitable dosis de polémica, a salvarle la vida. Ambos casos tienen muchas similitudes —por desgracia, también unas cuantas diferencias— y por eso pedimos a Humar, que conoce muy bien el país y a algunos de los personajes clave en esta historia, que nos ayude a entender lo que está viviendo Óscar Pérez en la arista norte de una de las montañas inexpugnadas del Karakorum.
"Tiene que ser el Rey de España o el presidente del Gobierno quien realice directamente las gestiones para sacarlo de ahí", asegura Humar. A la dificultad de la cordillera se le une la pesada burocracia paquistaní, donde el Ejército coordina las labores de rescate. Y para que los militares muevan un dedo es obligatorio que los mandos se muestren diligentes —cuanto más alto esté en el escalafón quien tenga verdadero interés en movilizar a los equipos (como ocurre en todos lados, por supuesto), mayores serán las posibilidades de éxito—. Por eso Humar reclama que se intervenga directamente desde arriba, de Zapatero a Asif Ali Zardari. Como ocurrió en su caso, cuando el presidente de la República de Eslovenia consiguió que el asunto llegara hasta el general Pervez Musharraf, entonces presidente y jefe del Ejército en Pakistán.
Los movimientos diplomáticos fueron fundamentales, con el tiempo corriendo en contra. Musharraf ordenó a dos de los mejores pilotos de la fuerza aérea, el teniente coronel Rashid Ullah Beg y el teniente coronel Khalid Amir Rana, que rescataran del Nanga Parbat a Humar, arriesgando la vida de sus hombres por otro, extranjero, que voluntariamente había decidido jugarse la suya. Hoy la diplomacia española se mueve desde Islamabad, pero, según cuenta Sebastián Álvaro, "la cosa va desesperadamente lenta". El ex director de 'Al filo de lo imposible' coordina en Skardu el rescate y sus últimas palabras a la revista Desnivel no son muy optimistas ni dan la impresión de que la vida de Óscar Pérez cuente tanto como la de Tomaz Humar [puedes leer el relato de Álvaro en desnivel.com].

Óscar lleva ya siete días aislado, prácticamente los mismos que pasó Humar en la pared del Rupal, y se encuentra aproximadamente a 6.200 metros —el esloveno permanecía sobre los 6.000 metros cuando el helicóptero de Rashid Ullah Beg le arrancó de la pared en el rescate a mayor altitud realizado hasta el momento—. Ahí están algunas de las similitudes, además de la dificultad de la montaña o el excelente nivel de los dos alpinistas. Pero las diferencias entre ambos casos son, si no más importantes, sí más dramáticas, y complican el desafío. En el accidente que sufrió Óscar Pérez se rompió una pierna y un brazo. Su compañero de escalada, Álvaro Novellón, le dejó todo lo que llevaban: dos sacos de dormir, ropa de abrigo, comida liofilizada, barras energéticas y varios cartuchos de gas. Y aquí viene la segunda diferencia: Humar llevaba una radio y podía comunicarse; Óscar no dispone de ningún tipo de conexión.
"Siete días ya es muy duro. Lo más importante, a pesar de las lesiones, es que se mantenga equilibrado de cabeza. Que coma y beba también, pero la estabilidad emocional es clave en estos momentos", explica Humar. Desde los primeros momentos ha ayudado en todo lo posible al equipo de crisis del club Peña Guara de Huesca, especialmente facilitando contactos. Humar es amigo personal de Nazir Sabir, probablemente el montañero pakistaní más importante, presidente del Club Alpino de su país, empresario, ambientalista y también con una importante carrera política. Y sabe muy bien la importancia de que buenos pilotos participen en la operación. Algunos, como el propio Rashid Ullah Beg, se dedican ahora a otras tareas en el Ejército, nos cuenta Humar.

Agosto de 2005. El mejor alpinista esloveno atrapado en el Nanga Parbat. Todo el país y muchos medios extranjeros pendientes. Después de una semana vivaqueando, metido en un húmedo agujero, muerto de hambre y frío, ya al límite de sus fuerzas, dos helicópteros acceden a su pared con la intención de llevárselo colgado. A 6.000 metros no hay aeronave con potencia suficiente para mantenerse quieta, sometida a las propias corrientes que genera, pegada a las rocas y con el nervio para capturar a un hombre de más de 70 kilos y bajarlo a la base de la montaña. Sólo un Lama SA-315B, con un gran piloto al mando, puede volar con garantías en el fino aire de las alturas. Jamás se había intentado y, en palabras del propio Humar, "si hubiéramos repetido 100 veces esta operación, nunca saldría".
A las 4.30 a.m se duerme. A las 6.18 el ruido de un helicóptero le despierta. Enciende la radio. "El rescate está en marcha", le dice uno de los pilotos. Humar no quiere entrar hoy en los detalles de aquel día —"no pretendo ser protagonista"—, pero los relatos de la época cuentan cómo una de las dos aeronaves se aproxima a escasos metros de la pared, con las aspas casi tocándola. Le lanzan tres cuerdas con una bolsa llena de piedras en su extremo. "Estaba colgado de la pared, balanceándome. Las ráfagas de viento hacían muy difícil respirar, y con las turbulencias y las avalanchas cayendo sobre las hélices era todo un caos. Los pilotos se pasaban las mascarillas de oxígeno entre ellos", explicaba Humar a National Geographic. Finalmente consiguió agarrar una de las cuerdas. Sólo tenía unos segundos para atarse, pero el mosquetón estaba congelado. "Comencé a chuparlo, la piel de la lengua se rasgaba, pero lo descongelé y logré atarme". Pero Humar olvidó un pequeño asunto: seguía atado a la pared y el helicóptero ya tiraba de él. La debacle estaba cerca. Había preparado un cuchillo la noche anterior, pero sus dedos estaban congelados como para encima encontrarlo en los bolsillos. En la crónica de National Geographic se describe la tensión del momento: o caía el helicóptero, o arrancaban parte de la pared o todo al mismo tiempo. Pero lo que pasó fue lo menos probable. Las cuerdas que ataban a Humar a la montaña se rompieron y el helicóptero voló libre hacia la base de la montaña con su presa sana y salva.
Será muy difícil que la historia se repita con Óscar. De momento, como cuenta Sebastián Álvaro en una crónica "de urgencia", todo el asunto de los helicópteros está siendo una chapuza. Hoy mismo, que han decidido trasladar el campo base a la vertiente sur del Latok, un MI 18 ruso no ha querido asumir el riesgo de aterrizar en la zona. Los planes han cambiado y se ha perdido un día. Desde Peña Guara nos explican que está descartado un rescate al estilo del de Humar, al menos no donde se encuentra Óscar Pérez. "Es muy peligroso y genera corrientes. Otra cosa es que se llegue hasta él —Álvaro Novellón y el norteamericano Fabricio Zangrilli ya están preparados, y se espera a otros dos americanos—, se le baje y entonces un helicóptero intente el traslado", aseguran en el equipo de crisis.
¿Qué opina Humar? "Será muy complicado llegar por la pared vertical. En estos momentos hay que dar con su posición, tener un contacto visual, realizar fotos, tratar de ver si está bien. Y a partir de ahí, cuando se le tenga localizado, rescatarle. Si no está muy herido y pierde sangre, puede aguantar 10 días. Si tiene algún tipo de luz podría servir para verle. Espero lo mejor. Que Dios le salve la vida".
¿Qué dicen en Huesca? "El martes los helicópteros intentaron dar con él, pero no le vieron. Sí, se hicieron fotos. No, no sangra. La diferencia importante con el rescate en el Nanga Parbat es que Óscar está lesionado y no tiene teléfono". [Un par de horas después de hablar con ellos, en un comunicado en la web de Peña Guara mostraban su desesperación]
¿Y en Pakistán? "Parece que las presiones diplomáticas dan su fruto. Ha llegado un representante de la embajada española en Islamabad y mañana espero a los cinco alpinistas españoles que llegarán a Islamabad" (Sebastián Álvaro).
Así están las cosas. Complicadas. Como lo fue el rescate de Tomaz Humar.
Para seguir el rescate:
Revista especializada de montaña Desnivel
Información desde la página de Peña Guara
También en Barrabes.com siguen la operación de salvamento en el Karakorum
Un buen blog sobre montañismo, Basabide, en El Correo Digital

Por BORJA ECHEVARRIA (SOITU.ES)

jueves, 13 de agosto de 2009

"Las noticias son desesperantes"

0 comentarios
Así comienza el club de montaña Peña Guara de Huesca el último comunicado respecto a la situación del operativo de rescate en el Latok II. Tras estar todo organizado, buen tiempo, y con el visto bueno del Jefe del Estado Mayor del ejército pakistaní, los vuelos no salieron como estaba previsto. Al menos se consiguió trasladar a la parte sur de la montaña a Álvaro Novellón y al americano Fabricio, y depositar en la zona un depósito de material, aunque a 8km del lugar previsto.

Óscar Pérez durante el intento al Latok I
El tiempo en la zona permanece estable durante días, lo cual es una bendición extraña en el Karakorum, y eso es un factor muy beneficioso para Óscar Pérez, que ya lleva 8 días en un vivac a casi 6.300 metros de altura con una pierna rota, y probablemente con otra rotura en una mano. El dispositivo de rescate ha sido muy complicado de organizar, y para que comenzara ha habido que aunar muchas voluntades y esfuerzos, contando con la intervención directa y constante del presidente aragonés, Marcelino Iglesias, y del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Pero la escasa colaboración del ejército pakistaní está ralentizando todos estos esfuerzos. Hay que entender que las cosas en Pakistán funcionan a su ritmo, como todo el que haya estado allí sabe de sobras, y que algo como que su ejército, con sus graves problemas internos y su eterna semi-guerra con la India, colabore en algo así, hace apenas 2 años habría sonado a chino, pero Óscar lleva ya 8 días en la pared, aunque con buen tiempo y comida y ropa de abrigo y varios cartuchos de gas.
Al respecto, cuando el año pasado hubo prensa española que afirmó que el gobierno pakistaní había publicado un comunicado sobre la tragedia del K2, nos pusimos en contacto con la embajada española en Madrid. Su respuesta fue clara: "¿Conocen Pakistán? ¿Su situación? Hoy ha habido un atentado con 25 muertos. Es lo habitual ¿Ustedes creen que el gobierno de Pakistán tiene tiempo para publicar un comunicado sobre unos alpinistas occidentales que se han arriesgado a subir al K2 por su propia voluntad?"
Ayer se tenían todos los permisos, y estaba previsto que mientras Álvaro y Fabricio comenzaban a ascender, un helicóptero trasladaba un depósito de material y a otros dos americanos al campo base. Pero no fue así.
Primero hubo un cambio de planes. Al tener posibilidad de helicóptero, se pensó que se ganaría mucho tiempo si el mismo trasladaba a Álvaro y a Fabricio a la cara sur de la montaña, mucho más fácil de ascender, lo que les haría ganar unos días preciosos en su ascenso hasta Óscar. Ése mismo helicóptero trasladaba allí todo el material y a los americanos, ya que el descenso por esa cara también será mucho más sencillo y rápido.
Pero aunque no había ningún impedimento, el plan de vuelos previsto no se cumplió, según informa Peña Guara:
"Las noticias son desesperantes. Las gestiones en Pakistán están resultando lentas y complicadas, a pesar de que oficialmente se cuenta con el apoyo total de las autoridades locales. Después de estar esperando toda la mañana para contactar con Sebastian Álvaro (Al Filo de lo Imposible), finalmente ha sido él quien se ha puesto en contacto con Peña Guara, muy sorprendido, porque no se ha completado el programa de vuelos previsto para hoy por la mañana.
La Embajada Española en Pakistán está volcada en esta operación de rescate e incluso se ha desplazando un funcionario hasta Skardú para hacer todos los trámites y gestiones sobre el terreno. El Jefe del Estado Mayor de Ejército pakistaní ya había dado órdenes a la sección de helicópteros Skari Aviation en Skardu para trasladar lo más cerca posible a dos alpinistas norteamericanos para colaborar en el rescate y efectuar un vuelo de reconocimiento para tratar de ver a Oscar Pérez y sobre todo para que Oscar se sienta buscado. Sin embargo y a pesar de que el tiempo es bueno y que oficialmente se cuenta con todo el apoyo disponible, incomprensiblemente, no se ha cumplido el programa.
En el plano esperanzador, finalmente 2 helicópteros han despegado y han depositado sobre el glaciar de Biafo, en la cara sur de la montaña 215 Kilos de material, pero a 8 kilómetros del lugar preestablecido. La aviación pakistaní argumenta que hay muchas grietas y no se puede aterrizar en otro sitio. También se ha trasladado a Álvaro Novellón y Fabricio Zangrilli a la vertiente sur, para acceder lo más rápido posible a la pared y socorrer a Oscar, pero no han podido dejarlos sobre la carga depositada, sino a unas dos horas caminando y a la espera de otro vuelo con el resto del material."
Por REDACCIÓN BARRABES.COM - Jueves, 13 de agosto de 2009
 

Sendero de constancia Copyright © 2008 D'Black by Ipiet's Blogger Template